#cómolouso: textil San Rober vistiendo la mesa

Texto: José Angel Araujo Fotos: Luis Felipe Rojas de Tabula Rasa

Un textil puede hacer una gran diferencia y es porque una de sus principales virtudes reside en que cambia por completo el aspecto de lo que vista. Hoy nuestro protagonista es el mantel, textil de algodón tejido en telar de pedal por Artesanías San Rober, que será la base para vestir la mesa.

No se trata de un protocolo, sino de hacer de la protagonista en las reuniones, la más guapa. Luis Felipe Rojas, arquitecto de interiores y apasionado de otorgar a los espacios un carácter muy particular, recomienda tips sencillos para que la mesa, levante suspiros. Este ejercicio se hace con el mismo mantel para poder disfrutar y explotar de su versatilidad.

Sírvase usted mismo

El mantel actúa como una separación, puedes zonificar dónde se podrán servir los invitados. Esto te dará una limpia y segura para colocar el buffet. “Que se ponga todo a lo largo del mantel lo hará útil, relajado y atractivo visualmente. Puedes utilizar el mantel doblado para reducir la sección y tener una mesa más limpia o servirlo en una mesa auxiliar. Trata de generar una línea dinámica, agrupa por tamaños, experimenta con materiales, piensa en tu mesa como un paisaje montañoso, en el que existen planos y alturas. Lo de enmedio y más alto es decorativo, le sigue uno pesado (estático) y un nivel más pequeño que es más flexible y móvil

Un poco de aquí, un poco de allá

Si servirás en una mesa muy grande, es mejor dividir en pequeñas porciones y disponer la vajilla en dos secciones o más si lo crees conveniente. “Separa la vajilla en mitades o tercios de acuerdo con la cantidad de invitados que tienes, y deja disponible servicios completos: 6 vasos, 6 platos 6 servicios de cubiertos y al otro extremo lo mismo”. Trata de separar tu comida según las porciones, “el chiste es hacer que convivan, que se repartan, que se recomienden y generar una dinámica de comunicación en la mesa”. Los recipientes grandes al centro de los que se sirven todos y la porción que gusten; las guarniciones en recipientes medianos en los dos extremos de la mesa; lo más flexible y variado como las botanas en recipientes pequeños para que circulen de mano en mano.

El match no-perfecto

Tu mesa tiene mucho que decir, comunica con todo aquello con que eliges presentarla. Es importante tomar en cuenta que debe existir una congruencia entre los materiales del mantel y los utensilios que lo acompañan. No se trata de hacer el match perfecto, sino de crear un discurso entre los materiales, los colores y las formas con las que vistas tu mesa. “Integra materiales naturales similares a los de tu textil, no tiene que ser todo pero sí al menos una pista de la materia o los procesos por los cuales llega a tu mesa, eso siempre te dará posibilidades de hablar de lo que tienes y como lo estas utilizando, te da oportunidad de invitar a la mesa a las personas, tradiciones y técnicas que participaron en la creación de este objeto. El valor real de los objetos no está en su costo monetario, sino en la abundancia de significados que aportan a tu vida”. No te preocupes si es cristal cortado o barro, si tu objeto tiene algo que decir, ahí reside su verdadera relevancia en tu mesa.

Mesa para dos

Reduce la mesa según la cantidad de invitados al seccionar con el mantel. Puedes ocupar tu mesa en los extremos o en el centro y el mantel será el encargado de cubrir el área necesaria. “Elige un textil que cubra todo lo largo de tu mesa, así lo podrás usar cuando tengas todos los lugares ocupados. Cuando tengas una reunión más pequeña, puedes usarlo de forma perpendicular para así crear segmentos más pequeños de acuerdo con la cantidad de invitados que tengas. De ser necesario, lo puedes doblar, procurando que cada comensal tenga al menos de 60 a 80 centímetros sobre la mesa”.

Tip para doblar el mantel: lleva los extremos a la mitad, para que no queden por fuera. Si deseas reducir más su tamaño, repite de la misma manera, de los extremos al centro.

José Ángel escribe de salud y bienestar para medios impresos y digitales. Maratonista y guía de corredores con debilidad visual. Apasionado de la comida mexicana, por sus técnicas e ingredientes que lo atraparon desde pequeño, cuando aprendió a hacer salsa de molcajete y tortillas. Es padre de cuatro perros y tres gatos (por ahora) y fundador de Tabula Rasa , un proyecto que reúne alrededor de la mesa a todo aquel que quiera partir el pan y olvidarse de los prejuicios, con la disponibilidad (y valor) de compartir la mesa y su experiencia con extraños. Encuéntralo en el Centro de Tlalpan, al sur de la CDMX

VISITANOS EN

Manuel Gutiérrez Nájera 12c,

Centro

76020

Santiago de Querétaro, Qro., México

SIGUENOS EN

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
Recrear es una alternativa de consumo responsable y accesible de productos mexicanos.