#colaboradorxs: lulú pérez jacinto

Edad: 28 años Lugar de nacimiento: San Ildefonso Amealco, Querétaro. Técnica: bordado de hilván y punto de cruz.

Desde muy pequeña Lulú recuerda ver a su abuela y bisabuela juntas tejiendo diferentes figuras; le daba mucha curiosidad y las observaba. Ellas no se imaginaban que la pequeña Lourdes tenía tanta curiosidad por lo que hacían que a escondidas arrancaba pedacitos de tela de sus playeras, tomaba un poco de hilo y aguja (de las que habían quedado después de que ellas tejían) y corría al patio de atrás de la casa o en el maíz -ya crecidito en tiempos de siembra. Ahí comenzaba a meter hilo y aguja en la tela para hacer diferentes figuritas.

Las primeras figuras que hacía en esos pedacitos de tela no tenían forma definida, ahora recuerda Lourdes riendo. Sin embargo, lo que empezó como un juego, se convirtió en algo que sigue disfrutando, pues está convencida que el tejido da identidad a su comunidad y desea que no se pierda. “La mayoría de las mujeres aprenden desde chiquitas”- comenta Lourdes-. Cuando tenía ya cumplidos siete años su abuelita Eufemia comenzó a  enseñarle, veía en ella muchas gana de aprender -aunque la regañaba por hacerlo a escondidas- logró notar que lo que quería era aprender a bordar. Ahora Lulú (como se dirigen a ella de cariño) se da cuenta que el regaño no era debido a que bordada, sino a que cortaba su ropa y eso le preocupaba a su abuelita.

El día para aprender a bordar llegó. Eufemia le dió un pedacito de cuadrille, hilo rojo con naranja y aguja, le dió instrucciones para que siguiera la línea e hiciera una hilerita de hilván. Lulú siguió las indicaciones y poco a poco formó su primera estrella. Ya que había comenzado no pudo parar y la relleno de hojitas, fue muy fácil para ella, pues después de haber probado tanto en aquellos retazos de playeras sin guía, el cuadrille le pareció una maravilla. Su primer estrella rojo con naranja y rellena de hojitas la conserva su abuelita y aunque Lulú ha tratado de hacer que se la obsequie, responde diciendo que esa servilleta es de ella, pues le tiene mucho cariño.

La estrella en la iconografía hñähñu representa la luz de la noche, Lulú, cuenta que en la comunidad quienes se quedaban a cuidar los animales o las milpas se guiaban con esa luz. En los bordado de hilván tejen estrellas, aves, rombos y con el punto de cruz les da más posibilidad de hacer otros diseños que la gente pide en la actualidad, como flores de noche buena, muñecas, gatitos, entre otras. De algunas ya tienen guía, pero de otras nos cuenta que las va tejiendo con su imaginación.

Lulú al igual que otras mujeres de San Ildefonso viajaba para vender sus servilletas, bolsitas y  cojines bordados a la ciudad de Querétaro. Actualmente ya no lo hace, porque considera que hace más gasto y se expone a muchas dificultades: ya sea desde al cansancio físico, por caminar en las calles cargando su ropa y las cosas que venden, exponiéndose a los diferentes cambios de clima, como al riesgo de que los inspectores les quiten sus cosas o al desprecio de algunas personas  a las que les ofrecen sus cosas.

Después de decidir dejar de trasladarse a Querétaro, ella le comenzó a dar sus servilletas a algunas de las mujeres de su comunidad que se dedican a viajar a la ciudad. Así lo hizo durante un tiempo, pues el bordado le da un ingreso extra que ocupan en gastos de la escuela de sus cuatro hijos. Fue hasta hace un tiempo que en #recrear la conocimos y comenzamos a colaborar con ella. Lulú ha sido un ejemplo para nosotros como proyecto, pues tiene la iniciativa y tiene la disposición de seguir probando con nuevas cosas para salir adelante.

Mojuii bordado en punto de cruz por Lulú modelado por su hija


Además de dedicarse a su familia y al bordado, hace un tiempo se propuso realizar un grupo de personas que tienen hijos con algún tipo de discapacidad, ya que ella es madre adoptiva de un joven que le ha motivado y le ha enseñado a ver la vida de diferente forma. Con sus familiares y vecinos, en este grupo se reunen para compartir sus experiencias y apoyarse en sus dificultades comunes. Situaciones que las unen; en estas reuniones se propusieron buscar recurso para tener más empleos y mayores apoyos no sólo para ellos, sino también para su comunidad. Ha pasado un tiempo de esta iniciativa y desafortunadamente les ha sido complicado solicitar y conseguir su objetivo, pero eso no desanima a Lulú.

También nos cuenta que a partir de que es parte de #recrear y tiene la oportunidad de trabajar desde casa, “es una gran ayuda, considero que es justo, porque saben el esfuerzo que cuesta hacerlo”- nos cuenta. Además le gusta colaborar en #recrear porque cree que es una forma de mostrar y rescatar su cultura; siente alegría al ver la página y ver cómo se re-crea lo que ella hizo en ropa que se puede utilizar.

“A mi me beneficio y quisiera que se pueda ayudar a más. recrear hace que luzca que nuestro bordado se vea como lo que es, Arte. Para nosotros es ganar al mismo tiempo que ustedes, me gusta mucho”. Ella puede ver su trabajo por medio de facebook, le gusta porque considera que se ve muy bonito y se pone muy contenta.

VISITANOS EN

Manuel Gutiérrez Nájera 12c,

Centro

76020

Santiago de Querétaro, Qro., México

SIGUENOS EN

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
Recrear es una alternativa de consumo responsable y accesible de productos mexicanos.