#glosario: Armario cápsula

Por Daniela de @quebonitoplaneta

Que tire la primera piedra quien jamás haya dicho «no tengo nada que ponerme» mientras sus cajoneras estaban rebosantes… ¡Lo sabía!, no eres la excepción y por eso hoy queremos contarte del armario cápsula, el método que te ayudará a deshacerte de ese molesto problema de una vez por todas.

Se trata de un concepto que debemos a la asesora de estilo Susie Faux, quien en 1970, en su afán por impulsar las vidas profesionales de sus clientas desarrolló la idea de un guardarropa que expresara sus estilos personales de una manera eficiente: el armario cápsula.

¿Qué es y cómo funciona?

La idea de este método es que tu armario se componga de una cantidad mínima de piezas básicas que no pasen de moda y que puedan combinarse de múltiples maneras entre sí para crear la mayor cantidad de atuendos posibles con la menor cantidad de ropa.

En el día a día, contar con un armario reducido tiene muchos beneficios; como la practicidad de tener siempre disponible un atuendo apropiado para cada ocasión, el control y el orden que ganas sobre tu guardarropa o la consolidación de un estilo acorde a las necesidades de tu ritmo de vida y tu personalidad. Por otra parte, encontrar diversidad de atuendos en una cantidad reducida de prendas te mantendrá feliz a ti y al planeta; ya que te aleja de las prácticas insostenibles en el consumo de moda.

Por todo esto, actualmente ha sido adoptado por muchas personas con distintas motivaciones, como los minimalistas que no quieren sacrificar el estilo o los ecologistas que buscan reducir la huella ecológica de sus atuendos. Sea cual sea tu incentivo, un armario cápsula bien desarrollado puede brindarte grandes satisfacciones ¿Te está gustando la idea?, pues te explicamos cómo aventurarte a ponerla en práctica.

¿Cuáles son las claves?

El armario, sea cápsula o no, es algo muy personal y como tal depende de cada quien, de su ritmo de vida y su estilo; por eso, cuando pasamos por alto estos criterios, terminamos con un desastre estético ─y ambiental─ en el clóset.

No en vano, una regla de oro en la composición del armario cápsula es tomar en cuenta las actividades que realizas en tu día a día y los lugares que frecuentas; por ejemplo, tu ocupación y lugar de trabajo, te ayudarán a determinar si deberías tener blazers y faldas tubo o jeans y tenis.

Aunado a lo anterior va tu estilo. No porque trabajes en una oficina tienes que casarte con los pantalones de vestir si no te gustan, es importante que una vez que hayas determinado el tipo de prendas que requieres, elijas de entre ellas aquellas que te gustan al 100%, que van con tu estilo personal y que te hacen sentir cómod@. Después de todo, necesitas prendas que te den ganas de usar una y otra vez en los distintos conjuntos.

Ya que está claro el tipo de ropa que nos funciona y nos encanta, es esencial procurar la armonía entre cada pieza. Para que un armario cápsula funcione, debemos tener en mente que debe ser tan combinable como sea posible; para esto hay quienes recomiendan elegir una paleta de colores que te agrade y así garantizar que todo vaya con todo; u optar por tendencias atemporales que perduren y por lo tanto, que puedan combinarse en muchos atuendos a lo largo del tiempo.

Hay otra cosa que no podemos dejar pasar: calidad antes que cantidad. Este es un máximo que se repite una y otra vez particularmente en el mundo de la moda, donde las tretas de la moda rápida y los bajos precios nos asechan. Así que para mantener la practicidad, decídete a invertir en artículos que perduren no solo como tendencia, sino en su condición. Las prendas que se conservan en buen estado siempre dan la sensación de ser más nuevas de lo que realmente son y eso hará que nos sintamos cómod@s con ellas por más tiempo, evitando que caigamos en la tentación de sustituirlos o adquirir más piezas. De igual manera, si estamos comprando menos, merecemos y podemos invertir en mejor calidad.

Una vez dicho lo anterior, vamos a revelarte algo, ¿list@? ¡No hay un número límite de prendas!, ya está, lo dijimos. El método del armario cápsula no impone un tamaño específico y sin embargo, se califica como «reducido». Pues bien, el número que le confiramos va a depender de cada quien, puesto que no todos tenemos las mismas necesidades y exigencias; y este número se define con una sola cosa: sinceridad.

Es momento de sincerarnos con nosotros mismos y determinar, tomando en cuenta todo lo anterior, con qué cantidad cumplimos nuestros objetivos y nos sentimos bien en el día a día, recordando siempre que menos es más.

Finalmente, si te has animado a poner estas ideas en práctica, recuerda comenzar con lo que ya tienes, que tus prendas actuales sean tu punto de partida: revisa tu clóset y haz grupos con lo que te gusta y sí utilizas, lo que no usas y lo que no te gusta. Puedes donar las piezas de estos últimos dos grupos, pero antes, reflexiona por qué no te gustan o no las estás usando y si puedes modificarlas o repararlas para que vuelvan a enamorarte, hazlo. Ya está, de ahora en adelante compra menos y solo aquello que te encanta, funciona para tu vida y es de calidad.

Qué bonito planeta es un blog dedicado a un estilo de vida sostenible y consciente, donde pongo a tu disposición todos los recursos que me ha dado la experiencia para vivir en paz con la naturaleza. En él siempre podrás encontrar recetas, consejos prácticos, notas informativas, productos y proyectos que me inspiran y todo lo que se me pueda ocurrir para motivarte y ayudarte a vivir de forma más responsable con nuestro entorno; y como es un espacio destinado a compartir, ¡siempre serás bienvenid@ a dialogar y usar esta plataforma para enriquecer a la comunidad que Qué bonito planeta ha unido!

VISITANOS EN

Manuel Gutiérrez Nájera 12c,

Centro

76020

Santiago de Querétaro, Qro., México

SIGUENOS EN

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
Recrear es una alternativa de consumo responsable y accesible de productos mexicanos.