VISITANOS EN

Manuel Gutiérrez Nájera 12c,

Centro

76020

Santiago de Querétaro, Qro., México

SIGUENOS EN

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
Recrear es una alternativa de consumo responsable y accesible de productos mexicanos.

#problemáticas: Qué podemos hacer contra la moda rápida

Por Momo:

En un video realizado por Grist, Eve Andrews nos explica por qué la camisa que compramos en oferta es un problema. Sí, esa blusa que compraste porque sólo cuesta 100 pesos, y te queda bien, en realidad costó 1 320 galones de agua y la explotación de miles de personas. La ropa no está “en descuento”, las empresas de la moda rápida tienen contemplada la venta en esos precios. Claro, a costa de los sueldos de los trabajadores de la industria textil, el medio ambiente y tu salud.

Ahora bien, más allá de entristecernos y sentirnos impotentes, podemos tomar un tiempo para reflexionar sobre nuestros hábitos de consumo. En un artículo para Huffington Post, Emilia Wik nos comparte su transición de moda rápida a moda lenta. A continuación les hacemos un pequeño resumen y síntesis de los consejos de Andrews y Wik sobre qué podemos hacer para no contribuir al daño que ocasiona la moda rápida.

  1. Reflexionar, evaluar y limpiar

Toma un momento de reflexión. Revisa tu clóset . Esa ropa que ves, ¿qué significa para ti?¿Es importante? ¿Es algo que usarás por mucho tiempo? De acuerdo a Wik, los británicos sólo usan el 44% de la ropa que tienen en su guardaropa. Considera qué piezas de ropa realmente usas, necesitas y disfrutas. ¿Cuándo fue la última vez que usaste esa pieza de ropa?¿Cuáles son las blusas y pantalónes que más usas? ¿Necesitas más? ¿Cuánto tiempo los vas a usar antes de que “pase de moda”?

Saca de tu clóset todo lo que no hayas usado en mucho tiempo. Reconsidera cuál es la ropa qué más usas. Cuál es tu estilo y cualés son los “básicos” que necesitas para tu vida. 

CC. Sofy Marquez


  1. Comprar menos

Después de hacer una limpieza y evaluación de tu clóset ¡comienza a usar tu ropa! En lugar de comprar ropa nueva, usa la que tienes. Sí, la que está al fondo del cajón.

¡Se creativo! Mezcla tu ropa de forma distinta, reusa cosas que pensabas que ya no “están de moda”. Crea una tendencia personal que no dependa de lo que dictan las tiendas cada mes. Retoma tu estilo con las piezas de ropa predilectas y únicas para ti.

Si vas a una tienda y ves un vestido o blusa que te gusta y en ese momento parece necesario para tu vida, Wik propone que esperes 20 días antes de comprarlo; a ver qué tan indispensable te parece después de ese tiempo.

Además, comprar menos te ayudará a ahorrar dinero (hasta podrías juntar para cumplir esos sueños, como irte de viaje a la playita).

  1. Comprar inteligentemente

Si después de darle muchas vueltas, resulta que necesitas un par de pantalones nuevos (tal vez por cambio de talla, o en verdad no tienes más y están muy muy muy desgastados) entonces compra de forma consciente. Elige marcas y tiendas que trabajen de forma social y/o ecologicamente responsable.

Consume productos que DUREN. La durabilidad está en la calidad y en un diseño que puedas usar por mucho tiempo. Cuando compres algo, evalúa en cuántos y cuáles contextos te imaginas usándolo ¿Es práctico?  ¿Puede integrarse a mi vida?

Usar y usar y volver a usar una pieza de ropa por años, es fundamental para combatir las decenas de temporadas de ropa que vende la industria de la moda rápida.

  1. Cuida tu ropa

Puede parecer obvio, pero para que la ropa duré es necesario que la cuidemos. Una forma muy importante, que tal vez ni te imaginas es: no lavar tu ropa tan seguido. No es necesario lavar la ropa cada vez que la usas, puedes sólo quitar manchas en donde se encuentran, o colgarla después de usarla (no dejarla tirada como trapeador). Pero lavar menos ayuda a que el textil dure más. Aparte, se calcula que el 80% del consumo de energía en una pieza de ropa, es por lavar y secar.

  1. No tires la ropa a la basura

Cuando hagas la limpieza de tu guardaropa, no tires cosas a la basura. La ropa ocupa mucho espacio. En Estados Unidos se tiran más de 10 millones de toneladas de ropa al año. Los materiales con los que está elaborada la ropa de moda rápida son contaminantes, no biodegradables.

En lugar de tirarlo puedes regalarlo, donarlo, venderlo o darlo a programas de reciclaje textil. También puedes reciclarlo tú; convertirlo en bolsas, bufandas o en trapos para limpiar. Puedes convertirlo en algo útil.

Ropa en basurero (Take Part)


Finalmente, siempre mantén presente el primer paso, cuestiona lo que tienes, por qué lo tienes y a costa de qué lo tienes.

Claro, estas no son soluciones a todo el daño socioambiental de la moda rápida. Son necesarias las medidas desde otras dimensiones, como legislaciones de derechos ambientales y laborales. Sin embargo, es parte de lo que podemos hacer como consumidores. Eso y compartirlo con las personas a nuestro alrededor.

Referencias:

Wik, Emilia. Transitioning from fast fashion to slow fashion. Huffington Post

Andrews Eve, y Darby Minow Smith. Watch us explain why your $8 shirt is a huge problem. Grist

#consumoconsciente #reciclajederopa #fastfashion #cuidarropa #modarápida