#problemáticas: Regalos navideños

Por Momo:

Son los últimos días antes de la Navidad, el momento de las compras de pánico. Los centros comerciales se encuentran atiborrados de personas desesperadas que tratan de encontrar un regalo para el intercambio navideño de la oficina, o para la reunión familiar en Nochebuena y para el sinfín de cenas de fin de año que salen de la nada. A veces no conocemos al compañero que nos tocó de “amigo secreto” o no tuvimos tiempo de pensar en que darle a nuestros familiares, y recurrimos a compras genéricas e impulsivas que terminarán en la basura o en el rincón del olvido antes de que llegue la primavera. En este deber ser del regalo olvidamos la vida del objeto, no consideramos cuánto tiempo permanecerá en uso antes de botarlo. Y mucho menos pensamos en el costo social y ecológico de nuestros regalos.

En este deber ser del regalo olvidamos la vida del objeto, no consideramos cuánto tiempo permanecerá en uso antes de botarlo. Y mucho menos pensamos en el costo social y ecológico de nuestros regalos.

Como nos cuenta Ecolana durante la época navideña en Ciudad de México se genera el 24% mas de residuos considerando sobras de comida, envolturas, regalos y adornos. Eso sin contar la contaminación y explotación que genera las formas de producción de muchos de los regalos que damos.

Algo importante es reciclar los residuos que generes de forma adecuada, para saber cómo y dónde hacerlo puedes ingresar al ECOMAPA de ecolana y ubicar los centros de acopio mas cercanos.

¿Como podemos hacerle frente a este exceso de consumo?

Si bien cada vez se discute más sobre las consecuencias de la producción y el consumo desmedido, en estas épocas navideñas pareciera que no hay forma de evitarlo. Uno deja de comprar cosas para sí mismo, pero surge la aparente necesidad de comprarle algo a otros. Es muy posible que las personas a nuestro alrededor no estén tan involucrados en un estilo de vida más sostenible. Entonces, no darles un regalo podría parecer arrogancia, grosería, o desinterés.

¿Cómo podemos corresponder al intercambio navideño, de maneras más sostenibles?

Evidentemente no hay una respuesta correcta, pero el primer paso es cuestionar la forma en que entendemos el regalo. El regalo no es sinónimo de comprar algo, ni siquiera es sinónimo de dar un objeto. Regalar es dar, corresponder, empatizar, se trata de reciprocidad que puede manifestarse en un favor, en un abrazo, en compartir una caminata o prepararle una cena a alguien.

Para lograr transformar los intercambios navideños en cadenas de favores y buenas intenciones más allá del consumo, tenemos que hablar con las personas a nuestro alrededor. Empezar por la familia puede ser lo más viable. Claro que estos cambios son complicados, y más cuando te extiendes a círculos sociales menos íntimos, como la escuela o el trabajo. En estos casos, una segunda opción es buscar alternativas de consumo más sostenibles. A continuación les compartimos algunos puntos de inicio para dar regalos que tengan menos impacto social y ambiental.

Hágalo Usted Mismo [HUM] con materiales reciclados

El reciclaje suele tener mala fama cuando se trata de regalos. Suena como una solución avara o desconsiderada, pero por el contrario, puede ser una de las formas más significativas y dedicadas de mostrar afecto. Qué mejor forma de demostrarle a alguien que lo estimas, que haciendo tú mismo su regalo. Además, emplear materiales reciclados reduce mucho tu huella ecológica y social navideña.

Espejo elaborado con tarjetas de credito viejas (via Fine Craft Guild)

Puedes recurrir a objetos sentimentales, y elaborar tu propio marco con fotografías que tengan significado para ambos. O si prefieres algo más “práctico” puedes elaborar carteras, macetas, espejos, gorros, con materiales reciclados. Tan sólo aquí hay más de 50 ideas de regalos navideños ecológicos que puedes hacer tú mismo. Y la ventaja es que los puedes personalizar.

Además, también podemos reciclar y hacer nuestras propias envolturas. En Reino Unido, el desperdicio de papel para envolver cubriría cerca de 365,000 kilómetros (226,800 millas). En lugar de participar en este consumo efímero que dura sólo unos días, podemos hacer envolturas con materiales reciclados o que tienen otros usos además de envolver. Aquí tienes 6 tutoriales de HUM ecológico.

Si te gusta regalar adornos navideños y cartas navideñas, también hay tutoriales para hacerlos con materiales reciclados.


Comprar a productores de pequeña escala y esquemas de economía solidaria

Si de plano no tenemos el tiempo para elaborar nuestros propios regalos, la mejor opción es tratar de comprarle a marcas locales y de pequeña escala. Nuestro impacto ecológico y social es menor cuando consumimos productos que se hicieron en talleres pequeños o en el hogar, y que no consumen muchos recursos en la elaboración y transportación.

Kit de Ma’ Yuhu

Comprarle a pequeños prodductores como Cintli, Tiendita del Campo  o Ma ‘yūhū – Nuestras Raíces  también apoya formas productivas más justas. No es lo mismo la condición laboral de un equipo de cinco personas, o alguien que trabaja solo, a las condiciones de una maquiladora con cientos de personas. También puedes buscar productos ecológicos de cooperativas o proyectos de comercio justo. 

Festín de Reyes de Tiendita del Campo

Elegir productos ecológicos de grandes empresas trasnacionales con procesos de producción complejos, no genera ningún cambio en los excesos de la producción de moda rápida. Igualmente, comprar productos chinos que son “ecológicos” y baratos, tampoco mitiga los efectos de las producciones a grande escala, y fomentan la explotación laboral para mantener los precios bajos.

Por otro lado, al comprar productos más sostenibles que sean europeos o estadounidenses, aún implican el transporte internacional que no es nada ecológico. Por tanto, la mejor opción son productos locales.

Si estás en México puedes revisar en línea tiendas como Kichink , o ir a tianguis o tiendas de productos mexicanos y ecológicos, o googolear: bazares o tiendas de diseño mexicano, etc…

Productos prácticos y duraderos

Si crees que a tu compañero de la oficina no le va a gustar una mochila de comercio justo, o sale del presupuesto que tenías planeado. La mejor opción entre los productos comerciales, es buscar regalos que no vayan a tirarse al instante como los de Cero Plástico, Sol de Agua Mx o Somos Tierra.

En lugar de comprarle un adorno que ni siquiera sabes si va con su casa, puedes elegir algo que casi cualquier persona de su contexto usaría, como un termo, una libreta con colores neutrales, jabones y cremas neutras, toallas, trastes y recipientes para la cocina, etc… Piensa en algo de materiales duraderos y que sea difícil de tirar. Al hacerlo considera las opciones comerciales más amigables para el ambiente y la sociedad.

Sea HUM o de productores pequeños, siempre ten en mente que sean objetos durables y con uso.

Experiencias Memorables

Otra opción a la compra de productos es regalarle a tus seres queridos experiencias que les hagan pasar tiempo juntos y aprender cosas nuevas. Al ser actividades que requieren planeación mientras las gestionas pueden obsequiarle a tus amigxs o familiares un vale por una experiencia. Puede ser un viaje, un paseo o algún taller al cual puedan asistir juntxs.

Natoure ofrece tours de uno o varios días en varias partes de Latinoamérica para fomentar el turismo sustentable. Puedes ir a un paseo por Xochimilco o ir al sureste mexicano contribuyendo con esto a la conservación de biodiversidad en áreas naturales así como del patrimonio cultural, fomentando el desarrollo de economías locales bajo un enfoque de desarrollo sostenible.

Si te gusta la idea de un curso o un taller puedes aprender a hacer diferentes tipos de pan con Las Panaso para aprender a hacer tortillas grabadas y estampadas con Cal y Maíz

Aunque parezca sumamente difícil transformar esta costumbre del regalo, hay que aprovechar estas temporadas navideñas para cuestionar y plantearle a la gente alrededor, la problemática del regalo como sinónimo de consumo desmedido. ¿Hay otras formas de mostrar aprecio? ¿Es necesario dar un regalo que conlleva estrés, gasto y presión, más miles de consecuencias ecológicas y sociales devastadoras? ¿Podemos generar otras formas de reciprocidad, más allá del objeto?

De acuerdo a una encuesta nacional del Centro por un Nuevo Sueño Americano (the Center for a New American Dream) en Estados Unidos, el 70% de la población estaría dispuesta a disminuir la importancia de los regalos y el gasto en la Navidad. Esta misma organización ha generado folletos informativos para ir más allá del consumo, como guías para el consumidor consciente, y sobre cómo llevar a cabo ferias de regalos comunitarios y otras formas de tener una Navidad más sencilla y menos consumista.

Trabajemos por unas fiestas decembrinas donde el afecto y la reciprocidad se materialicen en prácticas más solidarias y empáticas con el ambiente y la sociedad.

VISITANOS EN

Manuel Gutiérrez Nájera 12c,

Centro

76020

Santiago de Querétaro, Qro., México

SIGUENOS EN

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
Recrear es una alternativa de consumo responsable y accesible de productos mexicanos.