VISITANOS EN

Manuel Gutiérrez Nájera 12c,

Centro

76020

Santiago de Querétaro, Qro., México

SIGUENOS EN

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
Recrear es una alternativa de consumo responsable y accesible de productos mexicanos.

#problemáticas: Sarah Jessica Parker va de Blahnik a ropa de segunda mano 

Por Momo:

Me gusta guardar mi dinero donde lo pueda ver: colgando en mi closet

Esta es una de las frases más recordadas de la serie estadounidense Sexo en la Ciudad (SENLC, Sex and the City). Gran parte de la fama de SENLC se debe a su relación con la moda. Su personaje principal, Carrie Bradshaw, es una escritora treinteañera que a pesar de su supuesta precariedad y desorganización amorosa y financiera, siempre logra verse “fabulosa”.


“He gastado 40,000 dólares en zapatos ¿y no tengo donde vivir?”


El consumo de ropa, en particular zapatos de diseñador, se convierten en una materialización del amor propio y la autonomía femenina. En un capítulo la compra de unos zapatos carísimos se convierten en un signo de su decisión y proyecto de vida, al preferir vivir sola y poder comprar unos zapatos de diseñador a casarse y tener hijos. A pesar de disfrutar capítulos de SELC es innegable su papel en la propagación de este pseudofeminismo de consumo.


“Sólo quería avisarte que me voy a casar: conmigo misma. Estoy registrada en Manolo Blahnik”.

En esta serie de televisión se articularon aspiraciones sobre la independencia y el empoderamiento a partir del consumo de ropa y zapatos, y una moda constreñida a los grandes diseñadores. Es por eso que me sorprendió leer en internet que Sarah Jessica Parker, la actriz que personifica a Bradshaw, hable sobre la ropa de segunda mano como su opción de preferencia.

Según un artículo en Vanity Fair, Parker comentó en entrevista con The Edit, que ella sólo consume ropa de segunda mano a partir de que vio el documental The True Cost. Si bien me es difícil creer que alguien de su posición no estuviera nada informada sobre la explotación socioecológica de la moda, por lo menos rescato que declare de forma pública sobre estos temas. Aunque sé que Parker no es una deidad, y que los problemas de la moda rápida están ligados a procesos económicos y políticos globales mucho más complejos, me parece que es un gran paso que una figura pública con tanto peso en el mundo de la moda hablé al respecto desde sus propias prácticas. Sobretodo alguien que se convirtió en una pieza clave en este “feminismo” consumista.

Frecuentemente escuchamos declaraciones de celebridades que se suponen que luchan por la justicia social y el cuidado ambiental pero sin dejar a un lado sus prácticas de consumo excesivo y de lujo. Y creo que es muy valioso que Parker asuma su parte del problema al comprar ropa usada. Claro, no comprará en el mercado de las pacas de ropa a cinco, diez o treinta pesos. Y no explica si compra ropa usada únicamente para su hijo o también para ella. Pero algo es algo.

A diferencia del guardarropa usado en SELC, en su nueva serie de televisión en HBO, Divorce, Sarah Jessica Parker y la vestuarista han evitado el uso de marcas de diseñador, y sólo emplean ropa de segunda mano. Esta práctica creo que es una acción clave para ir generando y sosteniendo otro tipo de aspiraciones de consumo.

¿Y qué hay de su línea de ropa?


SJP, la nueva colección de Sarah Jessica Parker

En esta misma entrevista, Parker también habló sobre su línea de zapatos. En ese aspecto, comentó que ella no puede producir ropa más accesible debido a la calidad del producto. En lugar de vender zapatos de 69 dólares que duren un ratito, prefiere vender un par en 395 pero para que duren por más tiempo. En esto quedaría saber si su sueldo es parte de lo que no permite una pieza más barata que 300 dólares, pero el énfasis en hacerlo en talleres Italianos y no en cadenas de ensamblaje en zonas francas del sureste asiático o Latinoamérica, es un cambio de práctica que vale la pena reconocer. Aunque sean elaborados en Italia con una carga simbólica de prestigio, por lo menos no fomenta prácticas productivas más violentas de manera directa.

No pretendo decir que Sarah Jessica Parker sea una anarquista pro economía solidaria, pero por lo menos ahora te dice que pienses mejor en qué forma vas a querer ver tu dinero colgando en el clóset.

Referencias:

Harwood, Erika. Sarah Jessica Parker Will Only Buy Her Son Secondhand Clothes http://www.vanityfair.com/style/2016/11/sarah-jessica-parker-secondhand-clothes

#ropadesegundamano #sarahjessicaparker #sexandthecity #zapatossjp