#resonancias: Tsomara

Heidy Francisco Marcial, 25 años. Liliana Hernández Luciano, 29 años.

Liliana y Heidy se conocieron en el “Encuentro Nacional de Jóvenes Creativos: Artesanos y Diseñadores 2016” del IMJUVE. Una de las principales actividades de este encuentro era la consolidación de duplas entre diseñadorxs y artesanxs, esto con el objetivo de que cada pareja desarrollara una marca con la que comercializarían los productos concebidos y planteados en equipo. Liliana y Heidy comenzaron a trabajar juntas porque se dieron cuenta de las similitudes que tenían ambas en sus proyectos individuales.

Como parte del Encuentro Nacional se realizó un concurso, donde las mejores ocho duplas conformadas por las y los participantes recibieron un estímulo económico para la consolidación de sus empresas. Liliana y Heidy resultaron ganadoras en la categoría de Diseño Textil con un vestido para niña con bordado en punto de cruz.

Aunque en la familia de Heidy tejen y bordan, nunca lo hicieron para comercializar, unicamente lo hacían para uso personal. Por lo cual ella no se imaginaba realizando bordados o tejidos de la manera que ahora lo hace; por eso cada día se asombra más de lo que ocurrió a partir de ese encuentro en el que conoció a Lili. Heidy aprendió desde pequeña a tejer en telar de cintura y a bordar, de mano de su tía y de su mamá. La tía de Heidy sentaba a todas sus sobrinas a tejer, así aprendieron y ahora en la Casa de Artesanías “La Flor de Xochistlahuaca” continúan con su aprendizaje. Mientras aprendía a tejer Heidy observaba como su mamá bordaba servilletas, con el paso del tiempo le dió curiosidad y animó -también- a bordar.

Hace un año Heidy estaba concluyendo su Licenciatura en Derecho. Ella compartía con otros estudiantes una casa, por lo que conoció a muchas personas de ambientes muy diversos. Esmeralda Zamora fue una de estas personas, Heidy y ella se hicieron muy buenas amigas y compartieron en más de una ocasión largas charlas. Por esto fue que al ver la convocatoria de Jóvenes Creativos, Esmeralda inmediatamente pensó en Heidy y le dio un empujoncito para que participara. Esmeralda la inscribió y la inspiró, con lo que Heidy está muy agradecida.

Mientras tanto en Zacatecas, Liliana, la adolescente que comenzó su camino en un taller escolar de corte y confección no se imaginaba que pronto tendría su primera máquina con la que aprendería a realizar diferentes diseños. Sus padres siempre la apoyaron, siempre notaron el esfuerzo que ponía en las cosas que cosía: primero a mano y luego en su máquina de coser. También notaban que vendía sus creaciones a sus compañeros de escuela, con su espíritu de comerciante (como le decían sus padres). Así pues, siguió con lo que más le gustaba hacer y consiguió estudiar en Aguascalientes la Licenciatura de Diseño de Modas. En el 2016, después de haber cofundado una marca de indumentaria, Lili decidió crear su propia marca de ropa para niña: Lili Luciano. Proyecto con el cual aplicó a la convocatoria del Encuentro de jóvenes creativos: artesanos y diseñadores de ese mismo año.

La historia de Lili y la historia de Heidy confluye en Tsomara: palabra de la lengua amuzgo que significa Comadres. Eligieron este nombre entre las dos, en una visita que hizo Lili a Guerrero. Después de haber compartido varios días con Heidy y con más artesanas de su comunidad. Fue ahí donde conoció otra forma de ver el mundo, a través de otros ojos, de otra cultura. En esta visita aprendio parte del significado de la iconografía amuzga y a tejer en telar de cintura. Para Lili lo más importante que aprendió fue a romper la barrera de la lengua a través del trabajo en conjunto. Fue así que lograron conectarse, entenderse y hasta reírse de las mismas cosas con solo intercambiar miradas.

Tsomara busca promover la revalorización del trabajo artesanal a través del reconocimiento del proceso creativo que hay detrás de cada prenda que realizan. Su eslogan es de corazón a corazón, diseñado para que el bordado que se coloca dentro de cada prenda en el lado izquierdo una a la artesana con la consumidora.

Para Lily y para Heidy el valor de Tsomara está en el trabajo que cada una pone, ya que cada una tiene la misma responsabilidad y compromiso desde que iniciaron el proyecto. Ambas están conscientes del camino que aún les falta, pero eso las motiva a seguir aportando nuevas ideas. Este 2019 Renovaron su imagen y algunas de sus creaciónes.

VISITANOS EN

Manuel Gutiérrez Nájera 12c,

Centro

76020

Santiago de Querétaro, Qro., México

SIGUENOS EN

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
Recrear es una alternativa de consumo responsable y accesible de productos mexicanos.