VISITANOS EN

Manuel Gutiérrez Nájera 12c,

Centro

76020

Santiago de Querétaro, Qro., México

SIGUENOS EN

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
Recrear es una alternativa de consumo responsable y accesible de productos mexicanos.

San Quintin

Los hechos ocurridos en campos mexicanos ha atraído la atención  mediática por la desastrosa  manera en que las multinacionales y el gobierno Mexicano han tratado a sus ciudadanos. En RECREAR consideramos que el movimiento laboral de SAN QUINTIN logra visibilizar y enunciar las cuestiones clave de la relación producción y consumo: ¿cuánto gano? ¿en cuánto se vende lo que produzco?


Los valores de una sociedad que permite la explotación por conveniencia son evidenciados por el hecho de que determinado estrato social se dedique casi exclusivamente a producir bienes y servicios para otro estrato social.  La idea propiciada por economistas como el Rector del ITAM Arturo Fernández Pérez y el economista y político Jesús Federico Reyes-Heroles González Garza de que el libre mercado es justo, benéfico, auto regulado y que provee a todxs; es ampliamente promovida pero

Como describe Ha-Joon Chang es este el punto de vista el que justifica la injusticia, el de la economía neoclásica que sirve también como base para el enfoque neoliberal. En ese pensar el mercado es mirado como un mecanismo perfecto.  Es el estado el que acota el mercado: al definir a qué edades es posible trabajar, cuál es el salario mínimo, delinear regulaciones ambientales: eso es definir  el mercado. Lo que se nombra cuando se dice libre mercado es a aquellas regulaciones que le son convenientes a los intereses privados; a las que no se les llamará proteccionistas y tachará de retrógradas (como pasó en el caso de San Quintin).

Estas regulaciones proteccionistas fueron sin embargo las que permitieron el desarrollo de economías como la estadounidense. Chomsky comparte el argumento, declarando que fue por los ignorar los consejos para el crecimiento pro-libre mercado (basados entonces en consejos de Adam Smith pero muy similares a los que hoy promueve el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional)  como se libró Estados Unidos de ser uno más de los países del tercer mundo; “que fue así, prácticamente, como el tercer mundo se originó”.

Los jornaleros organizados de Baja California (la mayoría originarios del centro y sur de México) se han parado a hacer frente a las situaciones inhumanas de explotación, humillación, abuso y dominación a la que son sometidos en las infinitas jornadas laborales. Ante esto la respuesta ha sido más violencia y represión: la lucha siguió, la resistencia creció.

Mejores condiciones (sueldos y prestaciones) para los trabajadores significan menos ganancias para los empresarios e inversionistas: por ello la conveniente desacreditación  de los movimientos obreros que se respalda por todas las clases sociales (“Flojos, que se pongan a trabjar”). Con esta respuesta que surge del desconocimiento, sin ser los explotadores, fortalecemos a los opresores: ignorando a los trabajadores y sus derechos.

Preguntas clave:

¿Cómo se puede trazar una línea entre el público general y las luchas lab orales?

¿Cómo consumidores queremos visibilizar estos problemas, estamos dispuestos a pagar por esta visibilización?


Ante un sistema de explotación y creación de necesidades, despojo de los bienes primarios para la subsistencia, violencia estructural a todos los niveles sólo podemos responder organizadamente. Viendo y señalando que el trabajo institucionalizado es un  centro legal de violencia y dominación, especialmente para ciertos sectores sociales. Que más trabajo no siempre corresponde a mayor ingreso.

Lxs Jornalerxs de San Quintin fueron satanizados, violentados y  reprimidos por fuerzas del Estado; etiquetados como malagradecidos  con “los patrones” que sólo necesitan “ponerse a trabajar”. Está claro que el mercado libre no se auto regulará. Tristemente, al hacer esto en México se corre el riesgo de perder la vida.

Organicémonos no sólo para exigir una mejora en las condiciones de trabajo (que finalmente es nuestra vida), como los jornaleros de San Quintin que no  han soportado ni un día más la esclavitud laboral, sino también organicémonos para buscar otras formas de vida fuera de las estructuras de trabajo.

#autogestión #explotación #sanquintin