VISITANOS EN

Manuel Gutiérrez Nájera 12c,

Centro

76020

Santiago de Querétaro, Qro., México

SIGUENOS EN

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
Recrear es una alternativa de consumo responsable y accesible de productos mexicanos.

#técnicas: telar de pedal

Por: Rosa

La historia del tejido en México es parte de un entramado de experiencias, contextos, memorias y procesos. Cuenta una historia que va más allá de las telas, habla de los territorios, de las personas, de las relaciones.

El telar de pedal es una técnica antigua que fue introducida en México por los españoles en el siglo XVI. Éste se empezó a desarrollar en Europa en el siglo XI, pero se piensa que fue desarrollado en China y que por ahí de 1500 a.C. ya existía. Se usaba para tejer la tela de seda. En Europa la técnica fue retomada y modificada, llevada a todo el Altiplano después de la colonización y aplicada en los obrajes pues era más efectiva que la técnica de telar de cintura y otras que ya se usaban en el continente.

El telar de pedal tiene como base una estructura de madera donde con el movimiento de las manos y los pies, se van hilando cada uno de los tejidos de algodón y lana principalmente. Para el uso del telar se precisa hilo previamente urdido que se sujeta al travesaño. Una vez sujetas las hebras cada hilo tiene que pasar por las agujas. Mediante la disposición de las hebras en cada aguja se determina el diseño en la tela que se ejecutará.

Es una técnica que permite trabajar a mayor ritmo o velocidad, hacer tejidos más anchos y que funciona muy bien para ciertos materiales con densidades diversas. En 1926 Hernán Cortés introdujo el ganado ovino, con lo que empieza a utilizarse la lana con los pequeños rebaños que pastoreaban lxs indígenas. Con esto el telar de pedal empieza a utilizarse cada vez más. Se dice que esta era una técnica que sólo era utilizada por los hombres.

El telar de pedal junto con las agujas de hierro, las tijeras y en general las técnicas españolas traídas a estos territorios contribuyeron al desarrollo de los obrajes. Los obrajes eran grandes fábricas donde se elaboraban tejidos, alpargatas, costales, mechas, sombreros y monturas. Eran centros de explotación laboral de indígenas manufactureros. Preguntarnos por el papel que jugaron los obrajes y que hoy juega la maquila en la producción de prendas en el entramado que sostiene el sistema con la explotación de cuerpos racializadxs y empobrecidos es importante para comprender el lugar de las técnicas, la elaboración de ropas y los contextos en los que esto sucede, sin perder de vista que no es una cuestión aislada sino arraigada en el patriarcado colonial capitalista.

La introducción de técnicas con la colonización implica en muchos casos imposiciones, pero también grietas y respuestas. La resignificación de los elementos introducidos, cómo usar las técnicas para contar las propias historias es un proceso importante de reapropiación que potencia una resistencia. Así, el telar de pedal pasó a ser reapropiado por los pueblos del continente. Actualmente el telar de pedal puede entenderse como una técnica en contra de la tecnología de producción textil actual en el sentido que desarrolla el comité invisible en “A Nuestros Amigos”,

Cada herramienta configura y encarna una relación determinada con el mundo y afecta a quien la emplea. (…) La tecnología no es la consumación de las técnicas, sino por el contrario la expropiación hecha a los humanos de sus diferentes técnicas constitutivas. La tecnología es la puesta en sistema de las técnicas más eficaces, y consecuentemente el erosionamiento de los mundos y de las relaciones con el mundo que cada una despliega. (…). El capitalismo es en este sentido esencialmente tecnológico; es la organización rentable, en un sistema, de las técnicas más productivas (Comité invisible, 2014, p. 129)

Frente al monstruo INDITEX y el complejo industrial de la moda, las técnicas resisten y siguen creando formas de relacionarse con el mundo en contra de la expropiación de otros mundos, de las relaciones y los cuerpos.

En México el telar de pedal es ampliamente utilizado en varios lugares del país fabricando prendas que reflejan herencia y memoria, como el caso de Teotitlán del Valle en Oaxaca, las cambayas en Michoacán, los sarapes de Guadalupe en Zacatecas, Colón en Querétaro, por mencionar unos cuantos. Como varias de las técnicas que hoy aún resisten el telar de pedal en muchos lugares va siendo cada vez menos utilizado. Gilberto Núñez Cruz, encargado del Carmen en San Cristóbal de las Casas comentó que se está buscando preservar esta técnica pues poco a poco ha ido desapareciendo, con el pasos de los años se usa menos el telar de pedal.

Que las formas de entender y construir mundos no sean absorbidas en su totalidad por las tecnologías al servicio del capital es un camino que no hay que desdeñar. La preservación del telar de pedal y otras técnicas es la preservación del latido que en ellas podemos escuchar, un latido de formas diversas de relacionarnos y entender el mundo. Un latido de memoria, de historias y de dignidad.