#traducciones: El fraude de la filantropía

Por CHRIS LEHMANN

Éste artículo fue escrito en inglés por Chris Lehmann y publicado por Jacobin el 25 de Agosto del 2018. La traducción fue realizada por Rosa y puedes leer la versión original aquí.

La filantropía es la manera que tiene la élite global para proyectarse como los bienhechores – las personas que están destruyendo el mundo están posando como sus salvadores.

En la foto: Leymah Gbowee, Nick Kristof, Laurel Weldon, y Melinda Gates hablando en el evento Goalkeepers en el 2017 en Nueva York. Goalkeepers es organizado por la fundación Bill y Melinda Gates.

La filantropía es la manera que tiene la élite global para proyectarse como los bienhechores – las personas que están destruyendo el mundo están posando como sus salvadores. 

Como lo plantea Anand Giridharadas en su imprescindible libro, Winners Take All (Los ganadores se llevan todo, La farsa de la elite cambiando el mundo), “No cabe duda que la élite de hoy puede estar entre las élites más socialmente conscientes de la historia. Pero también es cierto que son, por la fría lógica que dan los números, una de las más predatorias.”

Mientras los salarios se estancan y disminuyen; los apoyos a la renta, a la vivienda social y a la vivienda pública son reducidas perversamente, un nuevo estilo de filantropía bienhechora apunta a transformar el alivio social en una oportunidad de emprendedurismo. En grandes corporativos consultores como McKinsey, o en grandes espacios de encuentro global como Davos, Aspen y Doha, envueltos por el luminoso halo cálido y autocomplaciente de las Clinton Global Initiatives (CGI); la misma clase que lucra con la inequidad global se reúne para buscar formas de mitigar sus síntomas — de manera lucrativa, por supuesto, por medio de un conjunto de “disruptivas” intervenciones impulsadas por el mercado en temas de salud pública, transporte, vivienda y otras esferas que son vendidas a los inversores como maneras ingeniosas de hackear a la sociedad.

El dogma perverso detrás de estas iniciativas es el mantra “ganar-ganar” — la noción de que la necesidad de reforma social nunca implica un coste para las ganancias netas.  Como uno de sus principales teóricos, Greg Ferenstein el exreportero de TechCrunch lo explica, si asumes que el sector público está fundamentalmente en conflicto con el mercado:

Te preocupan por las disparidades económicas. Quieres que los sindicatos protejan a los trabajadores de la grandes corporaciones. Quieres un gobierno más pequeño que no interfiera con los negocios. Pero si no asumes esto, y crees que a toda institución necesita irle bien y que todas trabajan juntas, en realidad no quieres sindicatos o regulaciones o soberanía o cualquiera de las otras cosas que protegen a las personas.

El autor resume esta sinergia entre gobierno-mercado, ridículamente, como “optimismo”. Después de todo, la élite neoliberal ha encontrado un remedio para las desigualdades salvajes que genera el mercado —un conjunto de correcciones sociales cosméticas que acatan la lógica del mercado, tales como los micro-préstamos o los vales escolares.

Giridharadas provee una crítica lacerante a esta racionalidad traidora con conocimiento de primera mano; ya que fue un consultor en McKinsey y miembro del Instituto Aspen, quien también ha hecho rondas de pláticas TED. Su acceso de iniciado (insider) le permite desentrañar los fracasos intelectuales y morales de nuestros optimistas jefes supremos mostrando un retrato devastador sobre las “redes y la comunidad” y “la cultura y estado mental” que él llama “MarketWorld” (MercadoMundo):

Estas élites creen y promueven la idea de que el cambio social debe ser buscado principalmente por medio del mercado libre y la acción voluntaria, no por medio de la vida pública, las leyes y las reformas de los sistemas que las personas compartimos; consideran que deben ser los los grandes ganadores del capitalismo y sus aliados quienes supervisen, sin que el cambio sea antagónico a sus necesidades; y que los mayores beneficiarios del status quo deben jugar un papel principal en las reformas a este status quo.

Como Giridharadas apunta, defender el MercadoMundo no requiere poner fin a las distorsiones  y disminuciones del pensamiento social. La psicologa social Amy Cuddy, por ejemplo, dio una de las pláticas TED más exitosas en la historia al presentar al activismo feminista principalmente como un cuestión de adoptar pequeños cambios al comportamiento en ambientes laborales, tales como las llamadas “posturas de poder”. Tales comentarios acerca del conflicto social, escribe Giridharas, “Han dado lugar a teorías deslavadas de cambio que se plantean como personales, individuales, despolitizadas y respetuosas del sistema y del status quo, y en lo más mínimo disruptivas”. Bruno Giussani, el funcionario de TED que presentó la plática de Cuddy, admite esto, mencionando que incluso ha acuñado un término para denominar a la evasión de conflicto por parte de la elite: “pinkering”, llamado así por el argumento del lingüista Steven Pinker el cual plantea que el arco de la Historia se inclina ineluctablemente hacia la paz mundial.

Reportando sobre la última conferencia convocada por la CGI, Giridharadas cita el discurso de despedida del ex presidente Bill Clinton a esta Alta Iglesia de MarketWorld. “Giridharadas cita al ex presidente Bill Clinton en su discurso de cierre apelando a esta Alta Iglesia del MercadoMundo. “La gente buena, comprometida con la cooperación creativa, tiene un impacto positivo casi ilimitado para ayudar a la gente hoy y así dar a nuestros hijos un mejor mañana”, Clinton recitó. “Esto es todo lo que funciona en el mundo moderno”. Giridhardas acertadamente se refiere a esta última afirmación como “increíble” —evoca la insistencia de Margaret Thatcher sobre el hecho de que simplemente “no hay alternativa” al reino del capitalismo desbocado.

Giussani sugiere que tales narrativas Olímpicas sobre la reafirmación de las élites sirve para desechar cualquier perspectiva crítica como retrógrada o ignorante: “Tus problemas realmente no son importantes en comparación con los del pasado, y tus problemas no son realmente problemas porque las cosas están mejorando.”

Cuando se le preguntó si todo este Pinkering flagrante había contribuido al contragolpe de enojo pseudo-populista que agita actualmente al Oeste, Giussani asevera, “Claro que la distorsión contribuyó. Creo incluso que es uno de sus motores principales.” Sin embargo, los líderes de opinión del MercadoMundo esperan poder superar la crisis actual aferrándose más firmemente que nunca a sus consignas favoritas. El sorprendente resultado del voto al “sí” del Brextit, por ejemplo, apuntó a la observación por parte de Clinton segun la cual quienes apoyaban el Brexit simplemente “no tenían idea de lo que estaban haciendo”. Como lo apunta mordazmente Giridharadas, “Las personas que se habían encomendado a la tarea de entender el enojo a su alrededor estaban ya comprometidas con la idea que el enojo no tenía ninguna posible base en la razón o en la elección consciente.”

Y éste, en general, es el mundo discursivo que continuamos habitando desde las elecciones de Trump. El MercadoMundo y sus portavoces mercenarios insisten firmemente que todo está fundamentalmente bien en el mundo – que los líderes Demócratas están siendo intimidados por las fuerzas oscuras de Trump porque son “efectivos”, como lo mencionó Pelosi en un descabellada entrevista publicada recientemente en la revista Rolling Stone. En efecto, está claro que el sueño neoliberal de gobernanza ha sido un fiasco grotesco, con Pelosi los demócratas están viéndose enfrentados a su pico más bajo de su influencia política en los Estados Unidos desde 1924. Pero esta es una amarga verdad que nunca penetrara en los costosos desfiles de la autocomplacencia neoliberal. 

Sobre el autor

Chris Lehmann es editor en jefe en Baffler y autor de The Money Cult: Capitalism, Christianity, and the Unmaking of the American Dream (Melville House, 2016) (El Culto al Dinero: Capitalismo, Cristianismo y la Disolución del Sueño Americano). Fue gerente editorial de In These Times, su trabajo también ha aparecido en The Atlantic Monthly, The Washington Post y Slate, entre otras publicaciones.

VISITANOS EN

Manuel Gutiérrez Nájera 12c,

Centro

76020

Santiago de Querétaro, Qro., México

SIGUENOS EN

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
Recrear es una alternativa de consumo responsable y accesible de productos mexicanos.