#traducciones: ¿Es la ropa usada un problema en Haití?

El artículo “Are second hand clothes actually a problem in Haiti?” fue escrito originalmente en inglés y publicado por Humanosphere el 13 de julio del 2013. Fue traducido por el equipo de #recrear, puedes leer la versión original aquí.

Ayer noté un artículo que plantea que la ropa de segunda mano está inundando los mercados haitianos y está dañando a las pequeñas empresas.

El giro en la historia es que el influjo de ropa usada está, en cierta parte, vinculada al aumento de la producción de prendas de vestir para consumidores en los Estados Unidos y otros lugares. De alguna manera, la ropa que algunos haitianos están produciendo para las personas en otros países (al volver en forma de donación) está haciendo daño a los sastres locales.

El articulo toma una postura crítica ante la venta de ropa de segunda mano. En cambio, otro artículo publicado a principios de este mes, ve las cosas de manera diferente.

El reportero Tate Watkins escribe en el Medium sobre su viaje personal de cómo pasó de ser un crítico del comercio de ropa usada, conocido como pepe (pé-pé) en Haiti, a un partidario. Basado en sus discusiones con la gente, Watkins sostiene que a los haitianos les gusta la ropa. Además, la posibilidad de comprar ropa con mejor calidad y con marca comercial a precios extremadamente bajos es ventajoso para los consumidores haitianos.

Joven haitiano con camisa pepe (via Humanosphere, por Paolo Woods)


Es un argumento similar con la situación de Walmart. Los adversarios critican la forma en que los grandes centros comerciales pueden destruir las empresas locales por rebajar los precios de los productos y pagar los salarios muy bajos. Los simpatizantes dicen que los precios muy bajos son una cosa muy buena y que son indicadores de que el mercado competitivo está funcionando como debería.

La persona promedio se beneficia de la llegada de un Walmart en su comunidad debido a que otras empresas tienen que competir en la venta de alimentos, electrónicos, ropa, etc. El ahorro para alguien viviendo en la pobreza o en la clase media puede permitir que pague por los servicios importantes como atención médica.

No sé qué decir sobre el comercio que permite a millones de haitianos súper conscientes de la moda, andar con los polos de Lacoste y Converse high-tops en un país donde el 75 por ciento de la población vive con menos de $2.00 por día. Después de todo ¿son los haitianos, los que pagan una fracción del precio original por los logos de cocodrilo y emblemas Chuck Taylor, los consumidores con los que deberíamos ser condescendientes?

El comercio pepe en Haití ofrece a los consumidores la ropa de marca comercial que desean a un precio barato. Watkins admite que los sastres están fuera de puestos de trabajo a causa del comercio, mas considera que se debe a una mejor opción que cumple con los deseos y necesidades de la mayoría de los haitianos.

La investigación sobre el comercio de ropa de segunda mano es escasa. Lo mismo ocurre con la ropa donada como observó Dean Karlan en Freakonomics hace dos años.

Mientras más leía, más me llamaba la atención: hay un montón de retórica, pero no pude encontrar una simple evaluación en ninguna lugar que comparará las opciones: repartir camisetas en África, o venderlas en los EE.UU. y entregar el efectivo equivalente en África. Tal vez los resultados son demasiado difusos (después de todo, estas camisas no valen mucho, así ¿qué podríamos medir realmente? Medir el impacto sobre los precios locales es un hueso duro de roer).

En 2005 Oxfam investigó el mercado de ropa de segunda mano en África Occidental y Senegal. El equipo de Oxfam encuentra básicamente lo que argumenta Watkins, ropa de segunda mano daña sastres locales, pero es bueno para los consumidores. Por otra parte, el comercio genera cientos de miles de puestos de trabajo. Desde las personas que gestionan los envíos de ropa para los vendedores, el comercio es una fuente de empleo.

La ropa de segunda mano es una causa más probable de una industria textil local en declive, pero la industria local tampoco podría enfrentarse a una inundación de ropa barata de los fabricantes asiáticos. Si se eliminara la ropa de segunda mano, es probable que la ropa viniera de Asia. La industria local seguiría fallando y los consumidores terminarían pagando precios más altos en comparación con la ropa de segunda mano.

Dada la falta de estudios sobre el mercado de Pepe en Haití, es difícil llegar a ninguna conclusión solida.

Aquí está un informe de Wakins Jon Bougher para Reason sobre el mercado pepe:


#haiti #pepe #ropausada #usedclothes

VISITANOS EN

Manuel Gutiérrez Nájera 12c,

Centro

76020

Santiago de Querétaro, Qro., México

SIGUENOS EN

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
Recrear es una alternativa de consumo responsable y accesible de productos mexicanos.