#traducciones: ¿Si utilizan nuestras caras dejarán de matar a nuestra gente?

El artículo “IF YOU USE OUR FACES MAYBE STOP KILLING OUR PEOPLE?” fue escrito originalmente en inglés por Hoda Katebi (escritora, fotógrafa y acitivista iraní-musulmana) publicado en Joojoo Azad 2017. Fue traducido por el equipo de #recrear, puedes leer la versión original aquí.

Voy a ser franca: ser musulmán se ha convertido en la identidad de moda. El discurso popular parece aferrarse y apropiarse desesperadamente de cualquier hashtag basado en la identidad con el ranking más alto en las tendencias en Twitter, desde personas no-negras con carteles alegando “We are ALL Trayvon Martin” hasta gente blanca que de repente descubren que son 1/32 Cherokee así que Standing Rock es su lucha también, y ahora, aparentemente, #YoTambiénSoyMusulmán.

Antes de continuar, permítanme interrumpir para decir que no, no, tú no lo eres … y ponerse un hijab por un día no te acercará más. (Sin embargo, me hará publicar un tweet en mayúsculas).

“NO TODOS SOMOS MUSULMANES DEJEN DE RECLAMAR UNA IDENTIDAD CUYA OPRESIÓN LES BENEFICIA DIRECTAMENTE”

Firmado por otra hijab enojada:

Y si una industria conoce las tendencias – y sabe capitalizarlas rápido – es la industria de la moda.

Así que has venido al lugar correcto. Bienvenidx.

* Iluminación y trueno en el fondo *

Como musulmana, blogger de moda que usa hijab y que es solicitada por marcas todo el tiempo, puedo decirte de primera mano que las propuestas de marcas que recibí el año pasado han cambiado de “Apreciamos su trabajo y creo que tenemos los mismos valores y visiones y nos encantaría colaborar juntos” a “Ahora que los musulmanes son tendencia en los medios por favor usa nuestra ropa así podremos parecer modernos y atrevidos ¡AH sí! y NO tenemos compensación para ustedes”.

En el último año, cuando la crisis de refugiados finalmente comenzó a recibir una fracción de la cobertura mediática que merece; los crímenes de odio contra los musulmanes continuaron (y continúan) aumentando en los Estados Unidos (más que cualquier otra violencia basada en la identidad – incluso aumentó un 67% antes de la elección de Trump). El racismo anti-musulmán a nivel individual, local y federal, permanece sin control y sin su habitual fachada liberal de tolerancia hacia los musulmanes. Y los musulmanes (en su mayoría mujeres musulmanas de color) han trabajado por ocupar cada vez más espacio, y sin pedir disculpas han evidenciado la porquería que sucede a nuestro alrededor; la imagen de la mujer vestida con una hijab cambió de ser una imagen con la que muchas empresas no querían “contaminarse”, a “ser la próxima tendencia de moda”.

Mientras que las cejas gruesas están “in” en este momento, recuerdo haber querido arrancar mis cejas gruesas y descuidadas de mi rostro cuando era niña. La primera vez que alguien felicitó mis cejas pensé que era una broma y me reí.

Pero ahora, no sólo son los bloggers de belleza de todas partes del mundo quienes están haciendo tutoriales para crear la “mirada de ceja gruesa” (dando crédito, por supuesto, a las modelos blancas “atrevidas” que “lucieron el look primero”), la primer modelo musulmana de color que usa hijab, Halima Aden, fue contratada por IMG Models, una de las agencias de gestión de talento más grandes a nivel mundial. Esto es innovador – y de una buena manera (sí, la gente enojada también puede ser amable de vez en cuando) . Aden le dice a Business of Fashion que “quería difundir un mensaje positivo sobre la belleza y la diversidad, y mostrar a otras jóvenes musulmanas que hay espacio para ellas”.

Por lo general una modelo contratada tiene poco poder en la forma en que es retratada y usada por los diseñadorxs de moda- lo cual es de por sí problemático- esto es un paso importante. La representación es, obviamente, profundamente vital.


Halima Aden, la primera modelo musulmana que usa hijab firmada por IMG, nació en un campo de refugiados en Kenya


Pero ahora déjenme volver a estar enojada.

El hecho de que Kanye West utilizó a Halima Aden para lanzar su ridícula línea de ropa (no entiendo ¿por qué las celebridades sienten que pueden hacer cualquier “cosa”, desde la moda hasta dirigir un país? aunque supongo que el público estadounidense comprará de cualquier manera). Es profundamente problemático por las mismas razones por las que aventaré mi computadora la próxima vez que una marca de moda rápida me busque para colaborar:

Mi identidad no es su boleto de entrada para permanecer en tendencia.

“El evento de moda de campo de refugiados” de Yeezy.


¿Cómo podemos aplaudir a Kanye por usar Aden en su desfile (o incluso más inquietante, su “línea de refugiados” el año pasado) cuando simultáneamente apoyó a Trump – el mismo líder del régimen actual que juró (y ya lo hizo temporalmente) prohibir a los refugiados huir de la violencia que él y sus predecesores han causado?

Claro, Kanye aparentemente ha retirado su respaldo, pero no sin una intensa presión e indignación pública, sólo demostrando más el punto de que él y otros como él, simplemente saltan al momento en lo que parece estar de moda, con poco o nulo entendimiento de qué demonios significa.

Hay poco valor en usar visiblemente modelos musulmanas si vas a matar y explotar – directa o indirectamente – a sus familias.

Otros ejemplos de esto:

+ Cena Eid de la Casa Blanca | Los Obama -y presidentes anteriores a él- invitaron a los musulmanes a la Casa Blanca a celebrar el fin de un mes de ayuno durante el Ramadán. Mientras tanto, él administraba ataques con aviones no tripulados que mataron a una niña de 8 años jugando al aire libre mientras su abuela, Bibi Mamana, también preparaba las festividades para el mismo evento (y que también terminó gravemente herida).

No puedes ser pro-guerra (o estar a favor de la “guerra contra el terror” con ataques con aviones no tripulados) y apoyar a los musulmanes.

+ Personas sionistas y pro-israelíes y organizaciones que se solidarizan con los musulmanes | Claro, la solidaridad es grande, pero no de individuos y organizaciones que simultáneamente contribuyen y se benefician de la demonización de los musulmanes: Israel sigue siendo una inspiración para muchas de las políticas antimusulmanas y antiinmigrantes de Trump (como “el muro “), y grupos sionistas como la Liga Anti-Difamación (ADL) continúan siendo uno de los mayores financiadores de propaganda anti-musulmán en Estados Unidos y Europa.

No pueden ser pro-Israel y apoyar a los musulmanes.

+ Fast-fashion y “la resistencia” | Si una camisa Forever21 dice “¡¡¡marcha de mujeres!!!” con unos cuantos puños y sombreros rosados, “saltamos” con entusiasmo como si la compañía de mil millones de dólares que explota a las mujeres en todo el mundo se hubiera convertido repentinamente en un símbolo feminista, y se uniera a la resistencia. Digamos, la moda rápida está lejos de ser “rebelde” – ni pueden serlo hasta que empiecen la “resistencia” de sus talleres en el extranjero.

No se pueden comprar imágenes de resistencia a empresas explotadoras de miles de millones de dólares.

Una imagen de la campaña nueva de Diesel “Haz amor no murallas” (Make love Not Walls”- y sin embargo, continuan uando químicos tóxicos y dañinos en la producción de su ropa. Es difícil hacer “el amor”cuando alrededor de ti está contaminado por métodos de producción irresponsables.


Y aquí está la pregunta clave para todo lo que hemos discutido hasta ahora: ¿cómo son las profundas contradicciones que permiten que muchas casas de moda, diseñadores y otros que pretenden apoyar y representar a las mujeres que llevan el hijab (o “la resistencia”) con el fin de mantenerse políticamente en “tendencia” , puedan salirse con la suya cuando se trata de sus propias políticas o las prácticas de sus empresas en el extranjero?

La respuesta: una completa simplificación de lo que somos:

El exceso de énfasis en el hijab como sinónimo de la identidad musulmana esencializa y aplana lo que significa ser musulmán y permite que sea fácilmente apropiada y explotada social, política y económicamente

Nuestras complejas experiencias, relaciones con la fe, comprensiones personales y valores de símbolos, variadas y diversas historias de colonización y desplazamiento, son rápidamente homogeneizadas,aplanadas y representadas por un solo símbolo: el hijab.

Cuando toda tu identidad, historia, experiencias y cultura puede ser representada por una sola pieza de tela, se hace más fácil para la gente pensar que usar un hijab por un día significa experimentar la vida de un musulmán o que al cubrir con un hijab a una modelo significa que apoyan a los refugiados – sin tener que cambiar ninguna de sus prácticas dañinas que realmente están dañando a los musulmanes.

Esta simplificación y esencialización del hijab como “la” identidad musulmana es perjudicial para muchas mujeres musulmanas en Occidente que no usan hijab y que ahora se sienten obligadas a usarlo sólo como requisito para poder reclamar la identidad de “mujer musulmana” en lugar de decidir usarla (o no usarla) como una cuestión profundamente personal y espiritual.

Así que esta tokenización y la superficial saturación de la “imaginería musulmana” en la moda no sólo permite que las personas y las empresas exploten a las mujeres musulmanas detrás de las escenas, también despoja al hijab de valor, como se está introduciendo, representado, definiendo y utilizando en diferentes espacios por no musulmanes que no entienden lo que es o lo que significa. Para ellos, es simplemente la última moda.

Claro, se podría argumentar que tal saturación de imágenes de signos de protesta y hijabs podrían normalizar a los musulmanes y hacer resistencia al régimen de Trump y animar a más personas blancas a salir a protestar junto con personas de color que han estado protestando y resistiendo desde que el primer indígena fue masacrado y el primer esclavo negro fue traído a la fuerza, pero ¿qué es un “movimiento de resistencia” alimentado e imaginado por compañías multimillonarias que continúan destruyendo el medio ambiente, explotando a las mujeres y despedazando familias en el extranjero?

La playera de Dior con el slogan “Todos deberíamos ser feministas” de 700 dólares (aunque se supone que se vendió para la “caridad”).


Como he escrito antes en JooJoo Azad, la política está profundamente entrelazada con la moda. Las tendencias políticas se convierten rápidamente en tendencias de moda rápida y, mientras que la retórica política y las imágenes pueden ser trasladadas poderosamente a la moda y la ropa para crear editoriales impactantes que desafían el status quo, si el uso de tales imágenes es creado por alguien que desconoce las experiencias y la identidad de aquellos que están tratando de replicar y las únicas personas que se benefician de la utilización de imágenes son los bolsillos -y la imagen social – de los multimillonarios, tal vez deberíamos repensar la compra de esa camiseta de Dior de la “marcha de las mujeres” o los aplausos para Kanye.

El arte de movimientos sociales es esencial. Pero al igual que la representación dañina de Shepard Fairey de una mujer hijabi vestida con la bandera norteamericana, si esas imágenes de movimiento no son producidas por – e, idealmente, benefician directamente a- la gente que estas piezas buscan representar y apoyar, tal vez la imagen podría no ser tan políticamente “poderosa” ni valga la pena comprar e invertir en lo que puedan parecer (a menos que, por supuesto, éstas dibujen a tus opresores con la intención de representarlos tal como los ves, entonces por favor, adelante).

Tengan en cuenta que estas imágenes podrían haber sido creadas como un vehículo para el beneficio económico y social personal a expensas de sea cual sea la identidad con el ranking más alto en las“tendencias” en Twitter.

La violencia que afronto como una iraní-americana hijabi hija de inmigrantes en un país que ha impuesto sanciones devastadoras y duras contra mi familia en el extranjero y que produce suficiente propaganda anti-musulmana para que me llamen terrorista al ir leyendo mi libro en el metro, no es una experiencia que puedas simplificar con un hijab y usarlo por un día o cubrir a una modelo para ocultar tus políticas problemáticas, o las prácticas anti-musulmanas de las compañias o el hecho de que estos sistemas de opresión que enfrento son creados para beneficiarte directamente.

A veces es importante mirar las etiquetas antes de decidir invertir en el mensaje.

#hijabfashion #hodakatebi #muslimfashion #muslimmodels

VISITANOS EN

Manuel Gutiérrez Nájera 12c,

Centro

76020

Santiago de Querétaro, Qro., México

SIGUENOS EN

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
Recrear es una alternativa de consumo responsable y accesible de productos mexicanos.