• Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon

SIGUENOS EN

Manuel Gutiérrez Nájera 12c,

Centro

76020

Santiago de Querétaro, Qro., México

VISITANOS EN

Recrear es una alternativa de consumo responsable y accesible de productos mexicanos.

sandra

Técnica: Cestería

Materiales: Fibra

plástica, palma

Sandra nació en Santa Lucía Sosola Etla, Oaxaca, creció y vivió ahí hasta hace dos años cuando decidió irse a Puebla con su pareja, donde ahora viven con su bebé de diez meses. Aprendió a tejer tenates y bolsas con palma y con hilo desde los 18 años ,al igual que la mayoría de las mujeres en su comunidad. Nos cuenta que las señoras mayores les enseñan a sus hijas y así fue como ella aprendió de su madre. “ A eso se dedican, las señoras, les enseñaron sus mamás”, nos comenta Sandra; es un conocimiento que se transmite de generación en generación.

En su lugar de origen, normalmente, las mujeres son quienes tejen y venden el producto. Los hombres normalmente conocen la técnica pero no se dedican al tejido. En el caso de la fibra plástica la obtención de material es complicada ya que en la comunidad hay sólo 4 personas que se dedican a la venta de este y a la compra de bolsas y tenates tejidos. La dinámica normalmente consta en que los proveedores brindan el material a crédito y las mujeres a cambio les “venden” las cosas que tejen. Sin embargo, el material es más caro y les pagan muy poco por cada pieza.

Sandra recuerda que cuando vivía en Santa Lucía, cada jueves dejaba en la tienda una o dos docenas de bolsas y tenates por las cuales obtenía cincuenta pesos;  era mucho trabajo por poco dinero. Por eso se desanimó y ya no quería seguir tejiendo. “Nos afecta porque no resulta”.

 

Para aclarar esto nos pone el ejemplo de una bolsa: el hilo de ¼ kg le costaba $22 pesos, con este les alcanza para tejer una bolsa grande y una pequeña, al final la bolsa grande la terminaba vendiendo en $25 pesos. Sandra se tarda  3 horas, aproximadamente, en hacer una bolsa grande, por la cual recibe $5 pesos de pago por mano de obra.

 

Desde Sandra comenzó a colaborar con Recrear, se siente motivada por seguir tejiendo. Le da mucho gusto porque siente que es valorado su trabajo, le alegra que la gente se de cuenta del trabajo que conlleva el tejido.